Publicado en Comunicación, Periodismo

Periodismo y marca personal

Esta semana la Universidad Cardenal Herrera y el Hotel Astoria han organizado uno de sus desayunos “Coffee&Talk” que en este caso giraba en torno a la Marca Personal y las Redes Sociales. Conducido por la  la profesora Elvira García de Torres, el desayuno contó con una amplia representación de todos los actores de la ciudad implicados de algún modo en el sector de la comunicación, desde periodistas a responsables de comunicación pasando por empresas y, por supuesto, instituciones.

A lo largo de una interesante presentación, Elvira ligó el concepto de marca personal de los periodistas al potencial de desarrollo de los propios medios. Tal y como afirmó ella misma:  “Las marcas personales dan valor a las empresas”. Es algo que los propios medios empiezan a ver y así pudimos comprobarlo gracias a los testimonios de periodistas en activo que comentaron cómo en sus propios medios se estaba viviendo esa transición, a veces a la fuerza, para tratar de recimentar el prestigio del medio – perdido en muchas ocasiones debido a su falta de contacto con la realidad – en una relación más estrecha con su público.

Esto, no obstante genera nuevas tensiones. Por un lado los periodistas no saben hasta qué punto son dueños de sus perfiles sociales. Tal y como coincidieron en reconocer Sergi Pitarch – redactor de Levante-EMV y presidente de la Unión de Periodistes – , Vicente Andreu – ex responsable de contenidos del departamento multimedia de RTVV – o Manuel Furió – director de Hortanoticias y Presidente de la Asociación de Medios Digitales -, los medios condicionan lo que publican sus periodistas en sus perfiles y eso influye también en lo que dicen o dejan de decir a título personal.

Este condicionamiento es bastante delicado por las propias características de la empresa periodística – donde a menudo se presupone que los trabajadores comulgan con la línea editorial de su medio aunque con frecuencia no sea así – sin embargo es algo a lo que los profesionales que trabajamos en comunicación corporativa estamos bastante acostumbrados.

No son frecuentes las oportunidades de compartir un rato distendido con compañeros del sector de la comunicación en el que poder compartir ideas, experiencias y opiniones desde una perspectiva transversal a todos los actores implicados. Fue una gran experiencia, muy didáctica y que ojalá pueda tener continuidad.

Aquí os dejó el vídeo de la cobertura que ha realizado la Universidad Cardenal Herrera sobre el evento:

Publicado en Internet

Alimentando la paranoia: La NSA no es la única que te espía

Hace unos días recogía un post publicado en Estratégicamente sobre el negocio que se genera en torno a nuestros datos personales. A raíz del caso Snowden y en relación con todo lo que se está comentando sobre seguridad y privacidad, publiqué la semana pasada una colaboración en Security Artwork sobre el tema.

Sin ánimo de alimentar la paranoia (pero contribuyendo en parte a ello, me temo), en el post repaso algunas otros de esos negocios que se generan gracias a la recopilación, almacenamiento y posterior proceso de nuestros datos personales. Unos datos sobre los que perdemos todo el control y que acaban alimentando una descomunal maquinaria relacionada con un nuevo tipo de marketing.

Dejo algunos párrafos del artículo:

Hace cosa de diez años Steven Spielberg tuvo a Tom Cruise corriendo durante unos cien minutos en una película de ciencia ficción bastante solvente llamada MinorityReport. Hacia el último tercio del film, el personaje de Cruise se introduce en una galería comercial donde escáneres de retina situados estratégicamente lo identifican ¿para atraparlo? No, qué va; para programar los carteles que, a su paso por la galería, le muestran anuncios personalizados.

Esta secuencia, que hace diez años era un asunto de ciencia ficción, empieza a no resultar tan descabellada. Porque todo el mundo nos espía. Lo digo por si alguien no se ha enterado y la defunción deGoogle Reader lo ha dejado sin saber quién es Edward Snowden.

Nos espían, a diario y continuamente. Pero no es la NSA ni las demás agencias de inteligencia norteamericanas quienes más información están recopilando sobre nosotros. Qué va. Es poco probable que nos veamos envueltos en una operación global sobre terrorismo por mucho que usemos la palabra bomba en Gmail. Hay sin embargo, otros actores que sí están ansiosos por tener toda nuestra información al alcance de su CRM: las marcas.

Todo empezó con Google, como casi todo en Internet…

El que tenga interés en leer el resto puede hacerlo aquí: La NSA no es la única que te espía.

Publicado en Internet

¡Oh no! Mi familia me ha econtrado

A través de Loogic he descubierto una curiosa red social: Mi  Parentela. Se trata de una plataforma que pretende servir ayudar a las personas a ponerse en contacto con familiares lejanos y confeccionar, gracias a ellos, su árbol genealógico.

Hace un tiempo me sorprendía de haya más redes sociales que setas, y más que vendrán (de hecho con Summon y Artvisual estamos preparando dos en estos momentos la primera de las cuales saldrá, supongo, para verano) pero reconozco que Mi Parentela me ha encantado.

Facebook ya nos supuso a muchos la gran revolución de ponernos en contacto con los amigos lejanos. Ahora hasta la familia va a tener su huequecito. Claro que más de uno habrá a quien esto de que su familia lo encuentre no le va a hacer ni pizca de gracia 😉

Publicado en Comunicación, Internet

RRPP 2.0.: Que los usuarios hagan el branding

Entre las clases de RRPP y el trabajo diario en Artvisual con la idea del branding 2.0. estoy rastreando la red en busca de iniciativas que empleen las redes sociales para implementar una determinada marca. En EEUU ya empieza a ser algo habitual y no es extraño que, incluso, alguna agencias busquen trabajadores parciales para potenciar la marca de sus clientes en Redes Sociales (Brian Solis suele hablar a menudo de este tema).

Hoy he encontrado este post de Marc Cortes hablando de una iniciativa muy interesante en este sentido. Una marca de caramelos – skittles – ha convertido su Web en una especie de agregador de contenido publicado por sus propios consumidores a través de diferentes redes sociales. Bajo mi humilde opinión se trata de una idea totalmente revolucionaria; frente a la obsesión que hay en todas las empresas por controlar lo que se dice de ellos esta marca ha asumido su mercado como un intercambio totalmente bidireccional donde consumidores y producto están en igualdad de condiciones. De hecho son los propios usuarios los que actúan como prescriptores de la marca.

Hay que tener una confianza enorme en el producto para dar este salto pero, una vez hecho, creo que la imagen de la marca se potencia exponencialmente. Además creo que resume muy bien como puede ser el futuro de la publicidad. O al menos el futuro que a mi me gustaría que tuvises, 100% Cluetrain.