Publicado en Comunicación, Periodismo

Periodismo y marca personal

Esta semana la Universidad Cardenal Herrera y el Hotel Astoria han organizado uno de sus desayunos “Coffee&Talk” que en este caso giraba en torno a la Marca Personal y las Redes Sociales. Conducido por la  la profesora Elvira García de Torres, el desayuno contó con una amplia representación de todos los actores de la ciudad implicados de algún modo en el sector de la comunicación, desde periodistas a responsables de comunicación pasando por empresas y, por supuesto, instituciones.

A lo largo de una interesante presentación, Elvira ligó el concepto de marca personal de los periodistas al potencial de desarrollo de los propios medios. Tal y como afirmó ella misma:  “Las marcas personales dan valor a las empresas”. Es algo que los propios medios empiezan a ver y así pudimos comprobarlo gracias a los testimonios de periodistas en activo que comentaron cómo en sus propios medios se estaba viviendo esa transición, a veces a la fuerza, para tratar de recimentar el prestigio del medio – perdido en muchas ocasiones debido a su falta de contacto con la realidad – en una relación más estrecha con su público.

Esto, no obstante genera nuevas tensiones. Por un lado los periodistas no saben hasta qué punto son dueños de sus perfiles sociales. Tal y como coincidieron en reconocer Sergi Pitarch – redactor de Levante-EMV y presidente de la Unión de Periodistes – , Vicente Andreu – ex responsable de contenidos del departamento multimedia de RTVV – o Manuel Furió – director de Hortanoticias y Presidente de la Asociación de Medios Digitales -, los medios condicionan lo que publican sus periodistas en sus perfiles y eso influye también en lo que dicen o dejan de decir a título personal.

Este condicionamiento es bastante delicado por las propias características de la empresa periodística – donde a menudo se presupone que los trabajadores comulgan con la línea editorial de su medio aunque con frecuencia no sea así – sin embargo es algo a lo que los profesionales que trabajamos en comunicación corporativa estamos bastante acostumbrados.

No son frecuentes las oportunidades de compartir un rato distendido con compañeros del sector de la comunicación en el que poder compartir ideas, experiencias y opiniones desde una perspectiva transversal a todos los actores implicados. Fue una gran experiencia, muy didáctica y que ojalá pueda tener continuidad.

Aquí os dejó el vídeo de la cobertura que ha realizado la Universidad Cardenal Herrera sobre el evento:

Publicado en Otras cosas

Google Media Tools – Una aproximación

Las herramientas de Google Media Tools
Las herramientas de Google Media Tools

Google acaba de lanzar Media Tools, una recopilación de recursos para periodistas. No se trata de una aplicación nueva ni de una suite pensada exclusivamente para plumillas. Es más bien una recopilación de herramientas ya lanzadas y consolidadas por Google a lo largo de los últimos años. La novedad es que todas estas aplicaciones se presentan organizadas en función del papel que pueden jugar en el trabajo diario del periodista. De este modo, hay una categoría dedicada a hacer más efectivas las búsquedas, otra a poner a disposición de los profesionales herramientas de interacción con la audiencia, otra que promueve el uso de mapas y elementos gráficos generados a través de las soluciones de Google, etcétera.

Pese a que no hay novedades en sí en el abanico de soluciones, creo que la manera de sistematizar el acceso a los recursos informativos que ha acometido el buscador es muy útil. Media Tools también supone un espaldarazo al papel que deben y pueden jugar los periodistas en el ecosistema informativo digital: la noticia no está en el simple dato o en el hecho. La información se distribuye de manera casi libre y todo el mundo puede acceder a ella. El papel del profesional está en el del análisis, la contextualización y la reflexión sobre una ingente cantidad de hechos e informaciones que nos llegan a desbordar.

Me ha gustado la iniciativa de Google y creo que algunas de las herramientas que se listan en Media Tools son especialmente útiles. Si me tuviese que quedar con media docena de aplicaciones imprescindibles, escogería estas:

  • Advanced Search: Es el buscador hipervitaminado, con todas las opciones para restringir búsquedas y evitar el ruido o la injerencia de Webs muy agresivas en sus campañas de posicionamiento.
  • Public Data Explorer: Reúne datos sobre estadísticas públicas a nivel mundial
  • Google Trends: Permite conocer tendencias de búsqueda y comparar términos, periodos y lugares.
  • Drive: La suite para gestionar documentos en la nube de Google.
  • Analytics: El otro canal de feedback. La puerta trasera para conocer qué hace el lector, cómo interactúa con la información, qué le gusta y qué no.
  • Crisis Response: Google se pone solidario y, desde aquí, promete hacer accesible y en tiempo real toda la información sobre catástrofes y desastres naturales.

Pero cada periodista debería echarle un vistazo a las diferentes categorías y probar las aplicaciones de Media Tools. Es la única manera de configurar la paleta de herramientas con la que cada uno  llegue a estar más cómodo.

Publicado en Comunicación

El arte de la manipulación

Propaganda feature image

Ya es tarde para recomendarle a nadie la Exposición Propaganda: Power and Persuasion. Termina el próximo martes. Además, está en Londres. Ha permanecido en la Biblioteca Británica desde mayo pero yo me enteré de que existía por casualidad. Turisteando por el feo edificio rojo de la biblioteca me encontré con el cartelón del Tío Sam. Estaba ahí, haciéndome sentir culpable por no correr a alistarme a luchar contra los boches en las trincheras del norte de Francia.

El resultado del descubrimiento fue que mi maleta se volvió con unos cuantos kilos de más y ahora tengo que hacerle sitio en la estantería al catálogo de la exposición y a algún que otro compañero suyo.

Como ya he dicho, no voy a recomendar la visita, porque no apenas hay tiempo. Pero sí que voy a recomendar leer un poco sobre el tema. Hoy en día, que se habla tanto de engagement, marketing de contenidos, branded journalism y demás conceptos que asocian el mensaje y el contenido a la venta de ideas, marcas y conceptos, creo que es útil y hasta sano, bucear un poco en los orígenes. La llamaban propaganda científica y tuvo algunos grandes fans como aquél alemán bajito y renqueante que fue el Ministro de Propaganda de Hitler. Por ellos se usó alegremente para justificar guerras, purgas, políticas demenciales y líderes dementes.

Sin embargo el concepto trasciende épocas y fronteras. Todavía se utilizan eslóganes, principios y argumentos que llevan más de 100 años tratando de doblegar conciencias. Y aunque principalmente se haga en política resulta sorprendente ver cómo casi ningún ámbito de la comunicación puede renegar hoy en día de ser discípulo, directo o indirecto, de ese arte de la manipulación.

IMAGEN: British Library

Publicado en Comunicación

Y la verdad salvó el periodismo

Ayer se celebraron las V Jornadas de Periodismo Digital que anualmente organiza OIMED. Bajo el título “La era del periodismo social”, a lo largo del día se hablo mucho de periodismo pero también de interactividad, de entornos abiertos, de movimientos sociales, de redes, de problemas pero, también, de oportunidades. En un entorno de crisis y de malas noticias en el que los periodistas se han convertido en un colectivo seriamente amenazado resulta que no todo está perdido.

No quiero pecar de ingenuo pero el terremoto comunicativo que vivimos desde finales de los 90 debe desembocar en un ecosistema en el que los periodistas, en tanto que profesionales de la información, son más necesarios que nunca. Para mi esa debería ser la principal conclusión de la mesa redonda Luces y sombras: la información en entornos abiertos e interactivos que tuve ocasión de moderar en la Jornada. En ella Yolanda Quintana habló de algunas de las ideas que recoge en su libro “Ciberactivismo. Las nuevas revoluciones de las multitudes conectadas” y apuntó que, efectivamente, el público ha dejado de permanecer inactivo. Produce, comparte y distribuye información continuamente y en tiempo real. Sin embargo se trata de información en bruto. Sin procesar, sin contrastar y sin verificar. Información sesgada o errónea que en ocasiones, como apuntó la profesora Elvira García al hilo del seguimiento de los incendios en Valencia este verano, distorsiona tremendamente la realidad.

En un entorno así es muy necesario el filtro profesional de alguien con el suficiente criterio y profesionalidad como para sistematizar la información que emite el público y contrastarla debidamente. En este flujo de contenido el papel del periodista como alguien capaz de certificar la autenticidad de un hecho cobra un papel clave tal y como insistió en la misma mesa Ximo Clemente, presidente de la Unió de Periodistes.

Ojo, el periodista y no el medio porque, precisamente, los medios no acaban de sentirse cómodos con este flujo de información ciudadana y, además, los propios ciudadanos no terminan de fiarse de cabeceras que saben condicionadas de antemano. Es el profesional el que tiene ahora que reivindicar ese valor y, tal y como se apuntó en la mesa, debe hacerlo precisamente trabajando la información para lograr esa confianza verificando fuentes y datos. Porque su honestidad, su coherencia y su compromiso democrático son más importantes que nunca.

Efectivamente todavía es necesario aclarar cuestiones tan peliagudas como los modelos de negocio que puedan derivarse del ejercicio del periodismo y, en consecuencia, cómo podemos hacer económicamente viable  esta información contrastada que necesitamos. Sin embargo sí que nos da argumentos más que sobrados para seguir reivindicando una profesión que, aunque denostada, es todavía imprescindible si queremos vivir en una verdadera democracia.