Publicado en Comunicación, CONNEXT, Otras cosas

¡Necesitamos más periodistas!

Me he pasado parte del último año dando tumbos por varios congresos sobre Marketing Digital. ¡No había tomado tantos apuntes desde la facultad! Dejando de lado que tenido la ocasión de escuchar a algunos de los tipos que más saben sobre cómo funciona Internet (¿os he hablado ya del bigote de Rand Fishkin?), me ha llamado la atención que absolutamente todo el mundo -desde SEOs hasta desarrolladores de herramientas, pasando por analistas o responsables de desarrollo de negocio de grandes empresas tecnológicas- repetían el mismo mantra: tú valor en Internet depende de tus contenidos.

Así es amigos, palabra de Barney Stinson

Compartir información de calidad siempre ha sido relevante. Todos hemos oído, o leído, eso de que el contenido es el rey para Google. Pero es que los últimos cambios en el algoritmo del buscador solo responden a un objetivo: lograr imitar los patrones de autoridad y relevancia que otorga el ser humano.

Me explico: o tu contenido es muy bueno. O estás muerto. Digitalmente al menos.

Ya no vale de nada tener miles de enlaces basura, ni machacar únicamente aspectos técnicos para mejorar el posicionamiento. Necesitas textos relevantes, que se compartan, que se lean de cabo a rabo y que dejen al usuario con ganas de saber más. Los rebotes te restan autoridad, los enlaces la suman. Comprar a peso posts de 300 palabras no sirve de nada. Perder un par de días en elaborar un informe exhaustivo que aporte valor a tu público es de un valor incalculable.

Ahora la pregunta del millón: ¿quién en todo el mundo está mejor preparado para saber entender las necesidades del lector y para escribir contenidos relevantes que informen y entretengan?

Los malditos plumillas.

 

 

Sí amigos. Tener experiencia en periodismo nos prepara extraordinariamente bien para convertirnos en un elemento de mucho valor en la nueva economía digital: somos capaces de producir información relevante. Podemos producir el combustible necesario para hacer andar no solo una estrategia de marketing de contenidos, si no todo el nuevo tipo de marketing que necesitan hoy en día las empresas.

Ahora llega el momento de ponerme la medalla.

Es algo que en en CONNEXT llevábamos rumiando desde hacía tiempo. El hecho de que nuestro equipo esté formado principalmente por periodistas no responde al corporativismo. A ver, mola que entienda que no quieres poner Keops boca abajo cuando hablas de pirámides invertidas, pero el hecho de fichar plumillas responde a algo menos peregrino: ellos, mi equipo, es capaz de escribir un ebook sobre edificación o media docena de artículos sobre integración de software; no porque sean expertos en estos temas sino porque tienen la metodología para entrevistar a los verdaderos expertos y convertirse en divulgadores de ese conocimiento.

Lamentablemente creo que la visión todavía no es mayoritaria. Ni por parte de los periodistas ni por parte de las facultades. Cada año lanzamos convocatorias de prácticas para fichar talento que se quedan desiertas.

Tal que así nos quedamos cada vez que buscamos estudiantes de periodismo

Entiendo que en parte es porque las nuevas generaciones de plumillas todavía siguen recibiendo una formación que pretenden prepararlos para un mundo que no existe. Quizá esta revolución del contenido debería llegar ya a las facultades (ahí también hay una transformación digital pendiente). El universo (y CONNEXT) necesita una nueva generación de periodistas que hablen este idioma, que estén preparados para los retos del entorno digital.

Sin redacciones de medios pero con una necesidad acuciante de contenidos, necesitamos redactores que sean autónomos y relevantes. Que sepan analizar tendencias y datos. Pero que también aprendan a conocer al lector y se hagan relevantes para él produciendo la información que necesitan para estar al día o para tomar una decisión compra en su empresa.

Hablamos de construir autoridad y relevancia, de poner al lector en el centro del discurso. De convertir las empresas en medios enfocados en satisfacer necesidades de información concretas, no desde el punto de vista corporativo, sino desde la necesidad del usuario. Hoy en día, en un entorno cada vez más digital, la oportunidad de una empresa para ser relevante está en cuidar a los lectores y contarles cosas que quieren saber.

Y ahora decidme: ¿es o no es un entorno ideal para un periodista?

Anuncios
Publicado en Comunicación

¡Bienvenido ComarcalCV!

Dice el personaje de Walther Matthau en Primera plana algo parecido a que es más fácil volver vegetariano a un tigre que lograr que un periodista deje de serlo. El caso es que algo de razón llevaba. Porque no conozco a nadie que haya pasado una mínima parte de su vida en un medio de comunicación que haya logrado desengancharse por completo. Es algo parecido a lo que sucede con el tabaco. Yo dejé de fumar hace más de quince años y todavía hay momentos en los que añoro echar un pito.

Quizá sea síndrome de abstinencia. Quizá mero vicio. Lo del tabaco y lo del periodismo. Por eso todavía me interesa cómo evolucionan los medios. Y me preocupa la absoluta debacle en la que andan sumidos. Supongo que por eso -por vicio, claro- tengo cierta predisposición a dejarme liar cuando alguien me cuenta una gran idea para provocar una pequeña sacudida mediática. Me pasó hace (¡¡YA!!) ocho años con Comarcàlia.info. Y me ha pasado estas Navidades con ComarcalCV.

comarcalcv

¿Qué es ComarcalCV? Un nuevo digital capitaneado por dos perros viejos de lo local como son Javier Ruiz y Toni Cuquerella. Además, puedo llamarles perros porque son mis amigos 😛

Habrá alguno que se pregunte si no tenemos suficientes digitales ya cuando muy pocos de los que hay son capaces de convertirse en proyectos viables.

Ahí está, precisamente, lo que hace de Comarcal CV una buena idea. Qué digo buena; es una idea magnífica: se trata de un proyecto periodístico con el valor de ofrecer algo diferente.

En los últimos diez años los periódicos se han dedicado a cerrar delegaciones. A desapegarse de la calle y firmar el finiquito de gente con oficio y contactos. De gente que sigue la actualidad desde la trinchera de lo local. Donde se aprende a hacer periodismo. Algunos de estos plumillas con mucha mili a sus espaldas han sabido crear digitales de prestigio que han sido capaces de imponerse a medios más grandes y mucho más consolidados haciendo lo que estos ya no saben hacer: dar noticias que interesen de verdad en los municipios pequeños. Ahí está el referente Hortanoticias que es el espejo en el que muchas cabeceras locales o comarcales han querido, con razón, mirarse.

El origen de ComarcalCV está en dos diarios que empezaron así: haciendo noticias locales de comarcas de interior que los medios más grandes habían dejado huérfanas. Se han pasado el último lustro dando lustre a las noticias de pueblo y, a fuerza de trabajo, peleas con la autoridad y rigor en lo informativo, han llegado a expandirse por otras comarcas, convirtiéndose en auténticos referentes en sus respectivas demarcaciones.

Ahora el proyecto se ha vuelto más grande. No son únicamente cuatro o cinco comarcas de interior. A día de hoy es casi toda la provincia de Valencia y parte de la de Alicante. Casi un centenar de municipios con un espacio informativo propio y noticias exclusivas de interés para sus habitantes. Aquí no va a haber tontunas, gatitos y contenidos de usar y tirar mal copiados de otros medios para provocar el click fácil. El objetivo es más ambicioso: convertirse en el medio de referencia en la Comunidad partiendo de la base de ser el referente en cada uno de sus municipios.

La gente que hay detrás es muy capaz de conseguirlo. Y no lo digo porque yo vaya a echar una mano en todo lo que pueda ¿eh? 😉

De momento, en apenas un mes, ya se han posicionado entre las 5.000 webs más importantes de España según Alexa. ¿Como punto de partida no está nada mal, verdad?

 

Publicado en El plumilla, Libros

Temporada de cizaña

temporada de cizaña

¡Por fin! Ha llegado el momento. A partir de hoy, día del Libro, Temporada de cizaña es una realidad. La novela ya está disponible online en la tienda de 360 Grados Libros y, a partir de mañana, en la caseta de la Llibreria La Moixeranga en la Feria del Libro de Valencia.

Temporada de cizaña es mi primera novela; un reflejo de mi afición por el género negro influido, y bastante, tanto por la actualidad que ha vivido la Comunitat Valenciana en los últimos años como por algunas de las experiencias que viví trabajando medios, especialmente en la extinta RTVV.

¿Y de qué va? Os dejo la sinópsis:

Aurelio Fabregat es un periodista prematuramente retirado tras la barra de un cabaret. Hasta que una misteriosa mujer es atacada delante de sus narices. Entonces Aurelio tendrá que vencer sus escrúpulos, recuperar antiguas amistades y hacer algo que se había prometido no volver a repetir: trabajar de nuevo en la televisión autonómica. Tal vez allí logre recuperar un amor perdido pero también irá hundiéndose, cada vez más, en el lodo corrupto que conecta todas las instancias del poder valenciano, desde la banca hasta los grandes proyectos urbanísticos pasando, por supuesto, por la industria audiovisual.

¡Espero que disfrutéis al leer tanto como yo disfrute al escribirla!

 

Publicado en Comunicación, El plumilla

Permitidme que os presente CONNEXT

Connext

Decía don Miguel de Unamuno que el progreso reside en el cambio. Renovarse o morir que dice el viejo lema. A mi me ha tocado renovarme unas cuantas veces. O reinventarme. De periodista local a guionista de televisión. Y de esto a redactor de contenidos digitales. Trabajando con el equipo de Écran aprendí mucho, muchísimo, sobre Internet, sobre cómo necesitan trabajar con ella las grandes empresas o sobre cómo la estrategia digital no tiene nada que ver con Facebook.

Ahora lleva el momento de una nueva reinvención. De una nueva renovación. Un cambio que se llama CONNEXT y con el que espero poder aplicar a la comunicación todo lo que he aprendido trabajando con algunas de las empresas más relevantes en su sector. Para llevarla un paso más allá.

Sé que es un planteamiento ambicioso. Tal vez incluso pretencioso. Pero es que estamos entrando en la era del contenido y, por primera vez, la información tiene un papel determinante en el día a día de la empresa. Porque puede generar valor real, contactos comerciales y oportunidades de negocio. Porque la comunicación ha dejado de ser un intangible.

Pero el verdadero reto está en que , para lograrlo, hay que volver a los orígenes del periodismo. Porque no vale cualquier contenido para comunicar. En la era de la infoxicación es necesario informar y formar. Es necesario escribir más y mejor para que ese contenido sea de verdad útil, no para la empresa que lo emite sino para sus clientes. Para los que lo son y para los que lo serán en un futuro.

Ha llegado el momento de que el contenido sea información. Información rigurosa y especializada. Ese el valor que a mí, personalmente, me gustaría darle a CONNEXT: comunicar con contenido para lograr que las empresas generen nuevas oportunidades de negocio.

De momento va a suponer trabajo para tres periodistas, que tal y como está el patio ya es 😉

No me enrollo más, si tenéis curiosidad os espero en la web de CONNEXT o en el blog. También tenemos Facebook y Twitter. Incluso G+, aunque ya sabéis lo que opino sobre esta…

¡Nos vemos en Internet!

 

 

Publicado en Comunicación, Periodismo

Periodismo y marca personal

Esta semana la Universidad Cardenal Herrera y el Hotel Astoria han organizado uno de sus desayunos “Coffee&Talk” que en este caso giraba en torno a la Marca Personal y las Redes Sociales. Conducido por la  la profesora Elvira García de Torres, el desayuno contó con una amplia representación de todos los actores de la ciudad implicados de algún modo en el sector de la comunicación, desde periodistas a responsables de comunicación pasando por empresas y, por supuesto, instituciones.

A lo largo de una interesante presentación, Elvira ligó el concepto de marca personal de los periodistas al potencial de desarrollo de los propios medios. Tal y como afirmó ella misma:  “Las marcas personales dan valor a las empresas”. Es algo que los propios medios empiezan a ver y así pudimos comprobarlo gracias a los testimonios de periodistas en activo que comentaron cómo en sus propios medios se estaba viviendo esa transición, a veces a la fuerza, para tratar de recimentar el prestigio del medio – perdido en muchas ocasiones debido a su falta de contacto con la realidad – en una relación más estrecha con su público.

Esto, no obstante genera nuevas tensiones. Por un lado los periodistas no saben hasta qué punto son dueños de sus perfiles sociales. Tal y como coincidieron en reconocer Sergi Pitarch – redactor de Levante-EMV y presidente de la Unión de Periodistes – , Vicente Andreu – ex responsable de contenidos del departamento multimedia de RTVV – o Manuel Furió – director de Hortanoticias y Presidente de la Asociación de Medios Digitales -, los medios condicionan lo que publican sus periodistas en sus perfiles y eso influye también en lo que dicen o dejan de decir a título personal.

Este condicionamiento es bastante delicado por las propias características de la empresa periodística – donde a menudo se presupone que los trabajadores comulgan con la línea editorial de su medio aunque con frecuencia no sea así – sin embargo es algo a lo que los profesionales que trabajamos en comunicación corporativa estamos bastante acostumbrados.

No son frecuentes las oportunidades de compartir un rato distendido con compañeros del sector de la comunicación en el que poder compartir ideas, experiencias y opiniones desde una perspectiva transversal a todos los actores implicados. Fue una gran experiencia, muy didáctica y que ojalá pueda tener continuidad.

Aquí os dejó el vídeo de la cobertura que ha realizado la Universidad Cardenal Herrera sobre el evento:

Publicado en Otras cosas

Google Media Tools – Una aproximación

Las herramientas de Google Media Tools
Las herramientas de Google Media Tools

Google acaba de lanzar Media Tools, una recopilación de recursos para periodistas. No se trata de una aplicación nueva ni de una suite pensada exclusivamente para plumillas. Es más bien una recopilación de herramientas ya lanzadas y consolidadas por Google a lo largo de los últimos años. La novedad es que todas estas aplicaciones se presentan organizadas en función del papel que pueden jugar en el trabajo diario del periodista. De este modo, hay una categoría dedicada a hacer más efectivas las búsquedas, otra a poner a disposición de los profesionales herramientas de interacción con la audiencia, otra que promueve el uso de mapas y elementos gráficos generados a través de las soluciones de Google, etcétera.

Pese a que no hay novedades en sí en el abanico de soluciones, creo que la manera de sistematizar el acceso a los recursos informativos que ha acometido el buscador es muy útil. Media Tools también supone un espaldarazo al papel que deben y pueden jugar los periodistas en el ecosistema informativo digital: la noticia no está en el simple dato o en el hecho. La información se distribuye de manera casi libre y todo el mundo puede acceder a ella. El papel del profesional está en el del análisis, la contextualización y la reflexión sobre una ingente cantidad de hechos e informaciones que nos llegan a desbordar.

Me ha gustado la iniciativa de Google y creo que algunas de las herramientas que se listan en Media Tools son especialmente útiles. Si me tuviese que quedar con media docena de aplicaciones imprescindibles, escogería estas:

  • Advanced Search: Es el buscador hipervitaminado, con todas las opciones para restringir búsquedas y evitar el ruido o la injerencia de Webs muy agresivas en sus campañas de posicionamiento.
  • Public Data Explorer: Reúne datos sobre estadísticas públicas a nivel mundial
  • Google Trends: Permite conocer tendencias de búsqueda y comparar términos, periodos y lugares.
  • Drive: La suite para gestionar documentos en la nube de Google.
  • Analytics: El otro canal de feedback. La puerta trasera para conocer qué hace el lector, cómo interactúa con la información, qué le gusta y qué no.
  • Crisis Response: Google se pone solidario y, desde aquí, promete hacer accesible y en tiempo real toda la información sobre catástrofes y desastres naturales.

Pero cada periodista debería echarle un vistazo a las diferentes categorías y probar las aplicaciones de Media Tools. Es la única manera de configurar la paleta de herramientas con la que cada uno  llegue a estar más cómodo.

Publicado en Comunicación

El arte de la manipulación

Propaganda feature image

Ya es tarde para recomendarle a nadie la Exposición Propaganda: Power and Persuasion. Termina el próximo martes. Además, está en Londres. Ha permanecido en la Biblioteca Británica desde mayo pero yo me enteré de que existía por casualidad. Turisteando por el feo edificio rojo de la biblioteca me encontré con el cartelón del Tío Sam. Estaba ahí, haciéndome sentir culpable por no correr a alistarme a luchar contra los boches en las trincheras del norte de Francia.

El resultado del descubrimiento fue que mi maleta se volvió con unos cuantos kilos de más y ahora tengo que hacerle sitio en la estantería al catálogo de la exposición y a algún que otro compañero suyo.

Como ya he dicho, no voy a recomendar la visita, porque no apenas hay tiempo. Pero sí que voy a recomendar leer un poco sobre el tema. Hoy en día, que se habla tanto de engagement, marketing de contenidos, branded journalism y demás conceptos que asocian el mensaje y el contenido a la venta de ideas, marcas y conceptos, creo que es útil y hasta sano, bucear un poco en los orígenes. La llamaban propaganda científica y tuvo algunos grandes fans como aquél alemán bajito y renqueante que fue el Ministro de Propaganda de Hitler. Por ellos se usó alegremente para justificar guerras, purgas, políticas demenciales y líderes dementes.

Sin embargo el concepto trasciende épocas y fronteras. Todavía se utilizan eslóganes, principios y argumentos que llevan más de 100 años tratando de doblegar conciencias. Y aunque principalmente se haga en política resulta sorprendente ver cómo casi ningún ámbito de la comunicación puede renegar hoy en día de ser discípulo, directo o indirecto, de ese arte de la manipulación.

IMAGEN: British Library