Publicado en Otras cosas

Golpes de estado

Este fin de semana hemos asistido a una situación aterradora en Turquía. Todo el planeta ha vivido en tiempo real la fallida asonada. Hemos visto las escalofriantes imágenes de los helicópteros bombardeando edificios civiles y de los escudos humanos delante de los tanques saben a lo que me refiero. Como vivimos en la época de la información hemos podido saber en todo momento que estaba sucediendo.

¿Seguro? Porque yo no lo tengo tan claro. Las explicaciones que ha dado el todavía primer ministro turco suenan a excusas y la represión que se plantea está adoptando todo el cariz de una sangrienta venganza. No es mi intención ponerme aquí a analizar la compleja situación de la política interior turca. No tengo la capacidad de la experiencia. En realidad mi única intención era llamar la atención sobre lo poco que en realidad sabemos sobre los porqués del ruido de sables en Ankara.

Bueno, ya que estamos, también puedo aprovechar para felicitarme porque el gobierno español fuese uno de los primeros en condenar la intentona. El ministro de exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo, se apresuró a condenar -según cita Ecodiario– “cualquier Golpe de Estado sin reserva alguna”. Eso también se hace extensivo al que sufrió en España hace hoy exactamente ochenta años.

A veces se nos olvida pero hace unos catorce años todos los partidos políticos españoles con representación parlamentaría entonces condenaron por unanimidad el trágico acontecimiento que terminó con la II República. Se habla poco de ellos pero esos acuerdos son los que hacen Historia. Con mayúsculas. Porque son los que nos ayudan a trazar líneas rojas entre lo que es aceptable y lo que no.

Rebelarse a tiros contra un orden constitucional legalmente establecido queda fuera de lo que se puede tolerar, por muy caótico e ineficiente que sea este. Es algo en lo que, por una vez, todos los partidos políticos parecieron estar de acuerdo. En días como hoy no está demás recordarlo.

Portada del NY Times el 18 de julio de 1936
Portada del NY Times el 18 de julio de 1936 (imagen de El Confidencial)
Anuncios
Publicado en Otras cosas

65 años después

Si pudiésemos ver, con nuestros propios ojos, los acontecimientos que se han desarrollado en los lugares por los que diariamente deambulamos sumidos en la rutina, quizá cambiaría para siempre la percepción que tenemos de ellos.

No sé si esa es la idea que ha movido a Sergei Larenkov a construir sus fotomontajes de Viena o Berlin. El resultado, sin embargo, sí es ese: es como si sus fotos nos permitiesen rasgar el velo y redescubrir un pasado que siempre ha estado ahí…

Escaleras
Publicado en El plumilla

Buceando en la historia…

Hace cosa de un mes avanzaba aquí que una historia me tenía fascinado. Han pasado casi treinta días desde que comenté en voz alta lo que llevaba tiempo rumiando y que, en ese momento, no tenía visos de llegar más allá del papel. Sin embargo las cosas han evolucionado de una manera curiosa y ayer cerramos por fin la escaleta del que será mi primer documental como guionista. Realmente era muy escéptico con la viabilidad del proyecto y ya daba por perdido ya que pudiésemos llevar a buen puerto la idea pero, afortunadamente, detrás de todo esto hay un director más optimista y mucho más valiente que yo. Gracias a él ya puedo decir que estamos en marcha.

Es un proyecto que me hace especial ilusión por dos razones: en primer lugar porque voy a colaborar con un equipo formado por viejos, y nuevos, amigos de los que he aprendido mucho; en segundo lugar porque este proyecto me va a permitir bucear en un periodo histórico que tuvo una influencia sorprendente – y muy poco conocida – en las costas españolas, la I Guerra Mundial. De hecho el mayor reto ahora está en la investigación histórica porque, antes de cerrar el guión definitivo, tenemos que convertir en certezas un buen puñado de suposiciones y sospechas.

Y poco más puedo contar de momento; a finales de mes esperamos tenerlo todo listo para empezar a gravar pero eso dependerá de lo bien que se den las visitas a archivos y hemerotecas que, en los próximos días, se van a volver ser bastante habituales…