Publicado en Comunicación

La mordaza en Internet

No se ha hablado demasiado de ella y, cuando se ha hecho, ha sido poniendo el énfasis en la tasa que deberá pagar Google a los editores de prensa. La nueva ley de propiedad intelectual es un retroceso peligroso de las libertades públicas en Internet. Porque con la excusa de la piratería nos han colado un mecanismo de censura que, al menos sobre el papel, no tiene nada que envidar a China.

Esto quiere decir, básicamente, que un enlace a un contenido dudoso puede servir de excusa para que un órgano políticamente dependiente autorice, no solo el cierre del servicio, sino también la condena de la empresa responsable. Y la ley no se limita solo a condenar la publicación de enlaces directos. También son susceptibles de ser condenados aquellos servicios que conecten con páginas que incluyan un enlace sospechoso. De hecho la ley obliga al colaboracionismo y la delación de cualquier otro servicio online, so penas de hasta 600.000 en el caso de los servicios de alojamiento de páginas Web.

Si alguien interés sobre el asunto, esta semana he publicado una columna de opinión al respecto en El Diario.