Publicado en Comunicación

¿Tú también, hijo mío?

Hay becerradas que a uno no le extrañaría ver en la mayoría de medios de comunicación. De hecho es casi como si se las esperase. Sin embargo hay medios que uno considera por encima del bien y del mal. O al menos sí que considera por encima de la mayoría de tropelías que cometen los medios en su absoluta despreocupación por cumplir con su cometido, esto es – mientras no se demuestre lo contrario – informar lo más adecuadamente posible. Si tuviese que citar un medio como medianamente fiable por su cuidado a la hora de tratar la información creo que me decantaría por la BBC. Ya lo he dicho alguna que otra vez. Sin embargo ni siquiera el factótum mediático esta libre de meter la pata hasta las orejas.

Leo en Geekologie que, informando sobre la situación en Siria, la cadena británica ha usado como apoyo el logotipo del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Bueno, o lo que ellos creían que era el logo del consejo de seguridad porque lo que realmente han usado es el logotipo del ficticio Comando Espacial de las Naciones Unidas. Sí el del HALO.

Una de dos, o la tele inglesa opina que lo de Siria es un marrón de tales dimensiones que sólo puede solucionarlo el Jefe Maestro o, sencillamente, alguien buscó UNSC en el Google Images y se quedó con lo primero que encontró.

Publicado en Comunicación

BBC o la (aparente) honestidad de los medios públicos

Leo en 233grados que la BBC ha encargado una auditoría de la calidad de su cobertura sobre los acontecimientos de la llamada Primavera Árabe. 

Parece que el análisis responde a un mecanismo de autoevaluación. La cadena pública inglesa quiere saber qué tal lo han hecho informativamente y si hubiese sido posible mejorar el trabajo periodístico durante estos sucesos históricos. 

Yo tengo que aplaudir públicamente la iniciativa. Más allá de la eficacia de un análisis de este tipo y de las conclusiones a las que se llegue esta voluntad pública de autocrítica es algo inaudito en los medios de otros países. Sobre todo en el nuestro. 

¿Será verdad que otro periodismo es posible?