Publicado en Internet

Alimentando la paranoia: La NSA no es la única que te espía

Hace unos días recogía un post publicado en Estratégicamente sobre el negocio que se genera en torno a nuestros datos personales. A raíz del caso Snowden y en relación con todo lo que se está comentando sobre seguridad y privacidad, publiqué la semana pasada una colaboración en Security Artwork sobre el tema.

Sin ánimo de alimentar la paranoia (pero contribuyendo en parte a ello, me temo), en el post repaso algunas otros de esos negocios que se generan gracias a la recopilación, almacenamiento y posterior proceso de nuestros datos personales. Unos datos sobre los que perdemos todo el control y que acaban alimentando una descomunal maquinaria relacionada con un nuevo tipo de marketing.

Dejo algunos párrafos del artículo:

Hace cosa de diez años Steven Spielberg tuvo a Tom Cruise corriendo durante unos cien minutos en una película de ciencia ficción bastante solvente llamada MinorityReport. Hacia el último tercio del film, el personaje de Cruise se introduce en una galería comercial donde escáneres de retina situados estratégicamente lo identifican ¿para atraparlo? No, qué va; para programar los carteles que, a su paso por la galería, le muestran anuncios personalizados.

Esta secuencia, que hace diez años era un asunto de ciencia ficción, empieza a no resultar tan descabellada. Porque todo el mundo nos espía. Lo digo por si alguien no se ha enterado y la defunción deGoogle Reader lo ha dejado sin saber quién es Edward Snowden.

Nos espían, a diario y continuamente. Pero no es la NSA ni las demás agencias de inteligencia norteamericanas quienes más información están recopilando sobre nosotros. Qué va. Es poco probable que nos veamos envueltos en una operación global sobre terrorismo por mucho que usemos la palabra bomba en Gmail. Hay sin embargo, otros actores que sí están ansiosos por tener toda nuestra información al alcance de su CRM: las marcas.

Todo empezó con Google, como casi todo en Internet…

El que tenga interés en leer el resto puede hacerlo aquí: La NSA no es la única que te espía.

Publicado en Internet

Orwell ha vuelto

Es curioso que hace casi tres años (¡¡¡¿¿¿ya???!!!!) yo me sorprendiese de que la distopia de Huxley tenía más parecido con la realidad que estábamos viviendo que el 1984 de Orwell. Sin embargo la sombra del tío George es alargada y no se puede sobrestimar lo visionario de sus planteamientos. Estoy hablando, por supuesto, del caso Snowden.

No voy a entrar en las implicaciones morales y políticas del espionaje al ciudadano de a pie. La obsesión de los gobiernos por criminalizar cualquier desviación en sus ciudadanos es obscena. Como también lo es buscar esas desviaciones hasta los límites de la obsesión paranoica.

Sin embargo hay otros aspectos del caso Snowden que me resultan más inquietantes y son los que tienen que ver con sus implicaciones tecnológicas. En Estrategiamente Nuria ha publicado una infografía que recoge bien la más compleja de ellas: que nuestros datos personales acaben generando  un modelo de negocio que puede valer miles de millones.

Big_Brother

Publicado en Comunicación, Internet, Periodismo

SEO killed the weblog star

Vale, todos lo sabemos. Content is king! El contenido manda y como pequeño plumilla debería lanzar las campanas al vuelo. Ole, ole, ole. Por fin lo importante es decir cosas. Transmitir un mensaje. Dar trabajo a los periodistas… Ya… Y una mierda.

Llevo un tiempo dándole vueltas a la idea de que tener el contenido como herramienta principal para visibilidad de una web o un blog al final lo que ha logrado es tirar por tierra la calidad de éste. Me explico: al emplear el contenido como un elemento para ganar posicionamiento y, en consecuencia, ‘cuota de mercado’ (lectores) se ha impuesto un ritmo de publicación tan rápido y tan exigente en cuanto a cantidad que cada vez importa menos lo que se está contando. El objetivo es llenar líneas de texto con una periodicidad regular y un montón de enlaces entrantes. Mientras se empleen las keywords adecuadas, qué más da lo que estas líneas digan. Al final la iniciativa sale rentable porque ese nivel de actualización y ese contenido bien posicionado acaba reportando un elevado número de paracaidistas que generen muchas impresiones. Si cierras un buen CPM, ya tienes negocio.

¿Y cómo alimentas la máquina? Pues contando con redactores externos que escriben posts a un precio irrisorio (que escriben un montón para poder alcanzar un nivel de ingresos mínimo). No creo que haya que explicar mucho más… La producción de contenidos se realiza a peso y eso desemboca en un empobrecimiento generalizado de la calidad. Para escribir mucho y escribir rápido es muy habitual repetir hasta la saciedad temas publicados por otros. Los textos son muy, muy similares y es muy difícil encontrar algo nuevo. Basta con hacer una búsqueda en Google de un tema relacionado con la salud o la educación para darse cuenta de esta homogeneización y falta de rigor. Todo es contenido basura de consumo rápido.

En el fondo se trata de la misma trampa que ha convertido el periodismo en un ejercicio de corta y pega; el beneficio a corto plazo arruina el interés del medio a largo plazo. Producir contenido nuevo, interesante y riguroso es un trabajo arduo y con un beneficio incierto; pero fue ese ejercicio fue el que – junto a su posibilidad de feed-back real – ayudó a convertir los blogs en una alternativa a los medios convencionales. Es una lástima que al final ese esfuerzo, que todavía se sigue haciendo, acabe diluido entre un montón de contenidos tan prescindibles como la mayoría de los canales de TDT.

Publicado en Internet, Otras cosas

2010… ¿proyectos?

Iniciamos el 2010 con una economía paralizada; toda España llora triste y compungida sin saber como pagar las letras de los tres apartamentos y el bemeuve…. ¿toda? ¡No! Un hatajo de irreductibles emprendedores se han empeñado en aguarles el titular de inmovilidad absoluta a Intereconomía Televisión y han empezado año apostando con novedades.Algunos incluso se han llevado sus proyectos a ver mundo y, a día de hoy, me encuentro con que el equipo formado por Soma Comunicación, Webmetrics y la profesora Elvira García de la UCH ha conseguido que su “Post your Tweet Local” esté en la segunda fase del prestigioso Knight Challenge – un proceso anual de selección de los proyectos de comunicación local más novedosos.

Post Your Tweet Local es un agregador de twits sobre información hiperlocal que permitirá a los usuarios clasificar los mensajes en función de su utilidad y del público al que pueden resultar más útiles. El proyecto es interesante y, además, creo que puede resultar muy útil para canalizar toda la información que, diariamente, volcamos en Twitter. Además, necesitan vuestros votos y comentarios para batir todos los proyectos, también interesantes, que los del Knight van a mirar con más cariño por ser estadounidense.

Por cierto, otro proyecto que necesita vuestros votos es el de Juanra Vidal: Rifalia. ¿Que no conocéis Rifalia? Pues eso tiene solución: echad un vistazo  la descripción que hacen en el BBVA Open Talent y, de paso, le dais algún voto. El proyecto – que ya salió ganador en el concurso de Bancaja Jóvenes Emprendedores del 2009 – es un sistema de Rifas online donde se sortearán premios de importante cuantía. Si todo va bien, lo veremos en marcha en unos meses.

Publicado en Comunicación, El plumilla, Internet, Pataletas

Manifiesto en defensa de los derechos fundamentales en Internet

Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.
Art. 19 Declaración Universal de los Derechos Humanos

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que…

1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio
se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que
dicen perseguir.

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia

Este texto se publica multitud de sitios web. Si estás de acuerdo, publícalo también en tu blog.

Publicado en Comunicación, Internet

Community o algo….

A raíz de la publicación del White Paper sobre la funciones del Community Manager en España, que se ha currado la gente de Territorio Creativo junto a la AERCO estaba yo pensando si no estamos abusando un poco de un término, en el fondo, un poco forzado.

El Community Management (si, se dice así; lo del managing es otra cosa…) es un concepto que se ha puesto de moda, como el 2.0.  (que ya tiene un lustro) o incluso el SEO. Y creo que la atracción que está ejerciendo nos impide analizarlo en su justa medida. No le quito importancia y, de hecho, me dedico a ello más o menos, lo que me asusta es que estemos etiquetando todo como Community Management y se nos acabe por ir la mano.

Me asusta, por ejemplo, que algunos periódicos llamen Community Manager al becario de la edición digital o que algunas empresas digan que tienen un Community Manager como hace unos meses hablaban de tener un especialista en márketing online y, hace aún más, un técnico en márketing cuando, realmente, siempre han hablado de una persona que se dedica a enviar comunicaciones comerciales y a cerrar citas para los vendedores.

En mi humilde opinión la culpa de todo la tiene ese bonito concepto de ‘comunidad‘. Las empresas más listas se saben de memoria el Cluetrain y ven la conversación como una oportunidad pero de ahí a crear una comunidad con sus clientes potenciales hay un trecho ¿no?

Quizá, si en el ámbito hispano no tuviésemos un término tan poco afortunado para traducir el Public Relations de los anglosajones, podríamos repensar el Community Management eficaz como una versión online de las RRPP corporativas: orientación estratégica, contacto directo con el público, análisis exhaustivo de sus búsquedas, adecuación a estas de los mensajes empresariales y, por supuesto, capacidad para evaluar las acciones en función de la estrategia y los objetivos. Como apunta en parte el documento de la AERCO y Territorio Creativo, para todo eso debería servir el bendito Community Manager, y no sólo para hacer que las empresas tengan miles de fans en Facebook.

ACTUALIZACIÓN 17/11/2009

Qué cosas, resulta que lo mismo que barruntaba yo ya se lo había estado planteando gente más cualificada y mucho más experimentada en el EBE09.

Una lástima no haber ido porque esa sesión sobre Comunicación y Márketing 2.0. debió ser muy, muy interesante.

Publicado en Comunicación, Internet, Periodismo

Soitu y el apocalipsis del periodismo

Esta semana el periodismo digital español se ha quedado sin uno de sus principales actores; el martes por la mañana un tweet de @sindolafuente hacía oficial el final de Soitu. Creo que se trata de un desenlace que nos ha soprendido a casi todos porque, después de casi dos años, considerábamos Soitu como un medio alternativo que aprovechaba bien las posibilidades de Internet. Sin embargo nos equivocamos.

El jueves, en Iniciador Valencia, comentamos un poco el cierre del medio y la principal causa de este desenlace: la inviabilidad económica del proyecto. Y no fuimos los únicos, desde luego. 1001 Medios ha recopilado un buen número de opiniones cualificadas al respecto.

Desde entonces llevo unos días dándole vueltas a la idea. Me preocupaba el caso especialmente porque el fracaso de Soitu parecía significar el fracaso de un modelo periodístico en el que muchos habíamos puesto nuestras esperanzas. Soitu estaba bien hecho (quizá un poco marcado ideológicamente), aprovechaba bien las posibilidades de contextualización y ampliación del hipertexto y el multimedia y jugaba bien con el concepto de comunidad.

Sin embargo embargo empiezo a pensar que el fin de Soitu no hace sino ratificar la crisis que vive el mundo de la prensa. Ayer estuve escuchando el análisis que ha hecho el periodista británico Nick Davis para la universidad de Coventry y cada vez estoy más convencido de que la principal razón que ha llevado a Soitu a cerrar es la herencia recibida del periodismo de toda la vida.

Davis apunta que la crisis actual es la culminación de un proceso que se inició en los sesenta.  La mercantilización de la prensa y la búsqueda del máximo rendimiendo económico fueron el primer paso; la pérdida de lectores que encontraban el espectáculo en otros medios (primero la televisión, después Internet) fue el segundo; el desplome del mercado publicitario ha sido el remate final.

Soitu también ha sido lastrado por este mismo proceso. El medio nació gracias a la participación de un gran grupo que buscaba invertir en Internet y en los medios de comunicación, seguramente buscando replicar el modelo de negocio de los periódicos convencionales. Soitu salvó el segundo eslabón de la crisis. Tenía un buen número de lectores; sus contenidos estaban bien adaptados y la legión de fans que se ha apuntado a la página de Facebook Yo leo Soitu.es demuestra además que era un público bien fidelizado.

Sin embargo no fue suficiente. Personalmente creo que no lo fue porque el display publicitario, el formato heredado de la prensa no ha soportado una estructura de un medio que, pese a ser más dinámica que otras, seguía siendo considerablemente grande (en algunos momentos de hasta 30 personas).

¿Quiere esto decir que Internet no puede soportar una estructura periodística mediana y profesional? Yo creo, y espero, que sí pero el modelo que haga sostenible esta estructura todavía está por definir. Quizá el fallo esté en pensar en grandes medios, en temas nacionales (o internacionales) y en obsesionarse por sustituir a los medios convencionales demasiado rápidamente.

Pienso que la gran ventaja de la Red es su inmediatez y también su capacidad para llegar donde las enormes estructuras y las rígidas rutinas de los grandes medios no llegan. Quizá los periodistas que buscamos un modelo diferente debamos ser humildes y empezar por organizarnos en estructuras más pequeñas, más próximas y, por supuesto, más fácilmente sostenibles con esa publicidad (o, por que no, o buscar otro tipo de publicidad más ajustada a este ecosistema informativo).