Publicado en El plumilla, Libros

Extraños en un tren

5

Pese al título no voy a hablar de Hitchcock. Y ahora que lo pienso, bien que debería puesto que es uno de mis realizadores favoritos. Pero no; esto, pese a lo que pueda parecer, no va de cine sino de literatura.

Los trenes tienen algo de mágico, de nostálgico, que evoca inequívocamente el Viaje, con mayúsculas. Ese periplo que es vital y geográfico al mismo tiempo (todos los viajes deberían serlo en realidad) y jamás tuvo nada que ver con pulseras de todo incluido en Punta Cana. De hecho es lo opuesto a eso.

Es un frío vagón traqueteante que huele a huída. Es una noche en blanco en la butaca desgastada. Es un paisaje derritiéndose en un chorro de color que tiñe fugaz la ventanilla. Es Termini. Es Austerlitz. Es Sirkeci. Es Victoria. Son tantas y tantas historias que han recorrido caminos de hierro por paisajes baldíos y junglas exóticas.

En El traje del muerto Joe Hill dice, por boca de uno de sus personajes, que no se puede llegar al Sur de EEUU en avión. Que hay que desplazarse en un medio más lento porque toma cierto tiempo llegar a determinados lugares.

Esa es la grandeza del tren, que el destino no importan gran cosa. Lo importante es ese Viaje que está tan íntimamente ligado a la historia de la literatura viajera del siglo XX.

Por eso me parece tan interesante una iniciativa que ha tenido hace poco Amtrak, la empresa pública de ferrocarriles estadounidenses. Este año va a seleccionar a 24 escritores para que se instalen en sus líneas de larga distancia. Para ellos habilitarán un compartimento con un escritorio y les proporcionarán comida y alojamiento a bordo durante el tiempo que dure el viaje, entre dos y cinco días. A cambio los escritores sólo tiene que hacer una cosa: dejar que el Viaje los guíe mientras escriben.

Foto: SİRKECİ TREN GARI de Enver Manço

Publicado en El plumilla, Periodismo

Octubre en El Diario – CV

Este mes he empezado a colaborar con El Diario. es – Comunidad Valenciana. La versión local está impulsada por un grupo de periodistas con mucha mili a sus espaldas que ha creído necesario sumar una voz crítica al triste panorama mediático que tenemos por aquí.

Yo contribuyo – en lo que puedo – con una columna semanal. Espero que no se arrepientan de habérmelo pedido 😉

Las publicadas en octubre son:

  • Eppur si mouve‘: Una bienvenida a la cabecera y todos los ánimos posibles para el equipo que ha decidido poner en marcha el proyecto.
  • Temblores: O por qué hay empresas horadando el suelo que pisamos sin que realmente nadie nos haya informado del grave riesgo que eso supone.
  • La ciudad estúpida: Porque la administración es, a menudo, el primer escollo para lograr una SmartCity.
  • La (des)honrada mujer del César: Cuando el dinero manda la clase política ni siquiera se preocupa de aparentar un mínimo de decencia.
Publicado en Comunicación, El plumilla

Comunicación, creatividad y TEDxLife Valencia

Esta tarde he tenido la inmensa suerte de poder participar en uno de los eventos organizados alrededor de TED a nivel mundial, dentro de las jornadas previas a la celebración de TEDxValencia el próximo 5 de mayo. El evento ha sido una retransmisión en vivo del TED de Long Beach complementado con algunas ponencias locales. Se organizaron eventos similares a lo largo de todo el globo.

Fue un lujo por la compañía, por el espacio y por la ponencia que me precedió (aunque los chistes de Miguel Juan fuesen mucho mejores que los míos): ProtegITs, un programa de S2Grupo para formar a los más pequeños en el uso seguro de las redes sociales.

A mi me tocó hablar de Redes Sociales. Sí. De eso. Afortunadamente conseguí pasar los veinte minutos de charla sin mencionar la palabra Community Manager. ¿Por qué? Porque precisamente esa era la idea de la que quería. Los Social Media, hasta ahora, están teniendo mucho de Media y poco de Social. Nosotros queremos romper una lanza en favor del intercambio y de la comunicación, a fin de cuentas de eso es de lo que va TED.

Partimos de un concepto que llevamos trabajando desde hace unos meses y que hemos bautizado como ‘Social Upgrade’. Nuestra idea es que las redes sociales deben convertirse en una herramienta de comunicación abierta y, precisamente, es este intercambio de información el que nos va  a permitir innovar. La información que comunicamos, gracias a la tecnología, puede convertirse en una gigantesca fuente de conocimiento. La aplicación que queramos darle a ese conocimiento será nuestro gran salto adelante.Creo que la pregunta no puede ser si estás o no en las redes sociales. La gran pregunta debería ser ¿qué vas a conseguir mejorar gracias a ello?

NOTA – Este post es un borrador del que publico en nuestro blog de empresa.Allí podéis ver el esquema de la presentación por si os interesa. 

Publicado en El plumilla

Mea culpa…

Que sí,  que sí, que un blog está para actualizarlo; que la presencia en Internet debe mantenerse al día; que la comunicación debe alimentarse con mimo y frecuencia; que no hay sensación más lamentable que la de entrar a una bitácora y encontrarte con que el inquilino lleva meses sin aparecer por allí. Qué queréis que os diga. Mea culpa…

Una vez que dijo un conocido que el que llega tarde siempre tiene excusas. Y es cierto. Lo sé porque yo soy de los que llegan tarde. Y encuentran la manera de justificarse. O lo era. Me gusta pensar que en esto he logrado enderezar la costumbre. Era uno de mis propósitos recurrentes todos los principios de año. Como lo de actualizar el blog. Aunque en esto no se puede decir que haya tenido demasiado éxito. O sí

¿Se puede empezar un propósito de año nuevo en marzo? 😉