Supongo que el concepto más apropiado para traducir el ‘rolling stone’ inglés es el de ‘bala perdida’. Desde luego es un concepto que se adapta perfectamente a la imagen que siempre han vendido Keith y Mick. Al menos antes de que el segundo fuese caballero del Imperio (británico, claro; que yo sepa Jagger no tiene antecedentes Sith…). Bala perdida también es la definición que mejor se adapta a la protagonista de la canción de Dylan. Creo que la feliz coincidencia de esos nombres y de conceptos no le pasó desapercibida a nadie nunca. Ni siquiera a sus propios protagonistas. Aunque durante un tiempo hiciesen caso omiso de la similitud. Hasta 1995. Ese año lanzaron un disco de versiones en directo en el que estaba su interpretación de Like a Rolling Stone. Y la confluencia fue perfecta. No sólo de música y letra. El vídeo que se lanzó ese año para promocionar el sencillo lo dirigió un entonces desconocido Michel Gondry con una estrella indy, como entonces era Patricia Arquette, haciendo de Bala Perdida. Por cierto, sin el uso que se hace de las animaciones de fotografías en este clip es muy probable que los Wachowski jamás hubiesen empleado el Bullet Time en Matrix. Creo que algunas de las piezas más memorables de nuestra cultura (música, cine, la literatura…) han visto la luz gracias a estas felices coincidencias. PD – Los Stones no suelen tocar esta canción en directo. Hacía años que no la tocaban de hecho cuando el 25 de junio, en su concierto en el Bernabéu, la interpretaron. El público la eligió de entre una lista de seis. Quizá fuese solo otra feliz coincidencia estar allí para escucharla🙂