Para ser exactos son 106.980 sin contar dedicatoria ni títulos. Unas 470 páginas. Hoy, que es el día del libro, yo ya puedo decir que he escrito uno. 21 capítulos para contar una historia a la que llevaba dándole vueltas en la cabeza desde hace siete largos años. Desde que salí de la tele. Porque en parte va de eso. De la tele. Y del poder. De lo podrido que está todo bajo la fachada y de algunas cosas que, aunque no hayan pasado, bien podrían haberlo hecho. Porque la realidad, como no paro de comprobar últimamente, supera con creces a la ficción. Aunque suene a tópico. 

107.000 palabras. Ahí quedan. En realidad sólo he dado el primer paso. Hacerlo. Ahora puedo contarlo. Pero todavía me quedan unos cuantos, muchos, pasos por andar. Primero el registro que, sorprendentemente, es un trámite mucho más sencillo de lo que me imaginaba. Después habrá que vestirlo un poco para que esté presentable. Y a partir de ahí… bueno, entonces ya veremos. Al fin y al cabo siempre está la opción de Amazon

Feliz día del libro.