Sin glamour, sin portadas de revista, sin un status de estrella, el 2012 se ha llevado a una figura del cine cuya muerte ha pasado algo  desapercibida: Bob Anderson.

¿Y quién es Bob Anderson?

Ya, vale; su muerte ha pasado desapercibida porque prácticamente nadie tenía ni idea de quién era esta buen hombre. Bueno, nadie no, en algunas publicaciones se han hecho eco del deceso pero para el gran público su pérdida va a permanecer  en el más absoluto desconocimiento.

Que sí, que sí ¿pero quién demonios es Bob Anderson?

Podéis echarle un vistazo a su biografía en la Wikipedia (pongo la versión en inglés porque la versión en español es bastante lamentable) o en IMDB. Bob Anderson era el maestro de esgrima de Hollywood. Empezó a coreografiar las peleas con espada del mismísimo Errol Flynn (aunque supongo que no lo hizo desde el principio porque, cuando se filmó ‘El Capitán Blood’, Anderson apenas tendría 13 años…). Desde entonces ha estado metiendo el sable en casi todas las grandes producciones en las que se han cruzado aceros. O láseres porque incluso la saga de Star Wars le debe algunos de sus duelos más memorables. De hecho se dice que quien vestía la máscara de Vader en la pelea final de El Imperio Contraataca era él.

Y si esto no os parece suficiente para elevarlo a la categoría de mito (friki, vale) del celuloide apuntad que el duelo entre Íñigo Montoya y Westley de la Princesa Prometida fue también cosa suya.  Lo último que hizo fue enseñarle a Viggo Mortensen a repartir mandobles como un auténtico heredero de Isildur.

¿Es o no es una lástima tener que decir adiós a una figura semejante?