Leo en 233grados que la BBC ha encargado una auditoría de la calidad de su cobertura sobre los acontecimientos de la llamada Primavera Árabe. 

Parece que el análisis responde a un mecanismo de autoevaluación. La cadena pública inglesa quiere saber qué tal lo han hecho informativamente y si hubiese sido posible mejorar el trabajo periodístico durante estos sucesos históricos. 

Yo tengo que aplaudir públicamente la iniciativa. Más allá de la eficacia de un análisis de este tipo y de las conclusiones a las que se llegue esta voluntad pública de autocrítica es algo inaudito en los medios de otros países. Sobre todo en el nuestro. 

¿Será verdad que otro periodismo es posible?