Publicado en Otras cosas, Pataletas

Hacer historia

Entre todos los topicazos que estos días he escuchado con respecto al mundial me ha hecho mucha gracia lo que se ha insistido en que la selección ha hecho historia. Sé que el periodismo en general y el periodismo deportivo en particular se nutre de simplificaciones y de lugares comunes. Sin embargo lo de hacer historia me ha parecido el colmo de la simpleza.

Cierto, es la primera vez en la historia que España no sólo llega a una final sino que, además, la gana. Estupendo, somos campeones del mundo y bla, bla, bla. Pero de ahí a hacer historia…. buf. No sé, yo pensaba que hacer historia era desafiar al Senado y cruzar el Rubicón, pulverizando los dogmas morales sobre los que se asentaba la república romana. Hacer historia es poner la Tierra girando alrededor del Sol y arriesgarse a morir en la hoguera por ello. Hacer historia es encontrarse con América o descubrir la penicilina, aunque sea por accidente.

Sin quitarle mérito a los que se han batido el cobre en Sudáfrica, esta gente sólo (¡sólo!) ha hecho un buen trabajo. Uno que en España nunca nadie había hecho tan bien. Es cierto. Pero no han logrado nada cuyas implicaciones sean tan vastas y tan profundas que vayan a cambiar nuestra forma de ver las cosas. Mañana seguiremos teniendo un 20% de parados, nuestros políticos continuarán siendo un hatajo de incompetentes mezquinos y egoístas, todavía seremos el eslabón más débil de la cadena europea y, por supuesto, los holandeses continuarán usándonos como su destino de turismo basura.

Sólo he visto, de forma fugaz, un destello de esperanza en el periplo sudafricano. Durante una semana, por primera vez en bastante tiempo, todos hemos sentido una bandera, una identidad, una idea; pero fue una ilusión efímera que desapareció como vino. Vale, España ya ha ganado el mundial. Estupendo. Y ahora ¿qué?

Anuncios

Autor:

Este plumilla es un periodista digitalizado y blogger en prácticas. Devorador de historia, batería frustrado y cocinero mediocre. En el DNI pone que se llama Marcos García y que nació en Valencia. Vive felizmente amancebado pagando a medias una dolorosa hipoteca. Tiene dos hijas y un gato. Le gustan los trenes, las novelas de Chandler, los sillones Chesterfield y el Beggar's Banquet de los Stones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s