Publicado en El plumilla, Otras cosas, Proyectos

Memoria selectiva

Estos días estoy enfrascado en la escritura del guión del documental que estamos preparando. Me está costando horrores porque estoy escribiendo contrarreloj y robando tiempo de donde puedo pero, aún así, es una parte que estoy disfrutando. No sólo por el hecho en sí de darle forma a la historia; también porque que estoy descubriendo un periodo histórico que conocemos muy por encima. Cuando se trata de guerras mundiales, la Segunda domina las estanterías de las bibliotecas, la ficción cinematográfica y nuestro imaginario colectivo. Sin embargo me está resultando sorprendente la influencia que tuvo aquella ‘Gran Guerra‘ en la historia de España. Además de lo determinante que resulto la Primera Guerra Mundial para la evolución de la economía española – con lo que esto supuso para los acontecimientos históricos que se desarrollaron en los años 20 y 30 – resulta que durante el conflicto España fue uno de los territorios donde hubo un mayor despliegue de misiones secretas de espionaje y sabotaje.

Como el país era neutral tanto los agentes alemanes como los ingleses podían desarrollar sus actividades sin demasiado miedo a ser descubiertos por las autoridades locales. Además ambos bandos usaban a las empresas españolas para evadir los respectivos bloqueos económicos y conseguir mantener abiertas las líneas de suministro. Los armadores españoles hicieron fortuna llevando carbón y cereales a los aliados y minerales a los Imperios Centrales.

En la Península Ibérica se desarrollaron algunas acciones encubiertas realmente sorprendentes. Una de las que me ha llamado la atención fue un rocambolesco plan alemán para desencadenar una guerra biológica contra Inglaterra. El objetivo de los germanos era entregar a una espía que viajaba a Sudamérica varios viales con Ántrax. Ella debía localizar en el continente americano una partida de ganado destinada a Inglaterra e inocular la plaga a los animales. Los alemanes querían, de este modo, extender la bacteria entre las granjas inglesas para minar la moral británica y crear escasez de alimentos. No he conseguido averiguar si el plan tuvo éxito o no. Por lo que sé los viales de Ántrax entraron en España ocultos en un submarino y dos agentes alemanes consiguieron llevarlo a su embajada y entregárselo a la espía encargada de trasportarlos hasta Buenos Aires donde su pista se pierde.

Me sorprende que historias como esta, que se desarrollaron, en nuestro país hayan caído en el olvido más absoluto. Y es una lástima porque siempre que escarbo un poco me doy cuenta de lo rica, interesante, abierta y absolutamente desconocida que es nuestra historia, más allá de los episodios que todo el mundo conoce y a los que siempre estamos dándoles vueltas. A veces parece que ni políticos, ni escritores, ni periodistas, ni investigadores sean capaces de mirar más allá de su propio ombligo y me da pena porque siempre me queda la sensación de que nos estamos perdiendo algo ¿no os parece?

Anuncios

Autor:

Este plumilla es un periodista digitalizado y blogger en prácticas. Devorador de historia, batería frustrado y cocinero mediocre. En el DNI pone que se llama Marcos García y que nació en Valencia. Vive felizmente amancebado pagando a medias una dolorosa hipoteca. Tiene dos hijas y un gato. Le gustan los trenes, las novelas de Chandler, los sillones Chesterfield y el Beggar's Banquet de los Stones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s