Publicado en Cine

Pitufos del espacio

No tenía pensado escribir sobre Avatar. La vi al poco del estreno, me gustó, me lo pasé bien, me comí un montón de palomitas y disfruté de una peli de aventuras con mucho ritmo. La década larga que se pasó el señor Cameron dándole vueltas a la cabeza para convertir Pandora en algo más que un decorado hueco han dado un buen resultado. Sin embargo, con el revuelo que se ha montado últimamente (incluido ese sospecho giro comercial  de los Globos de Oro), he decidido subirme al carro de estos pitufos sobredimensionados y añadir yo también unas líneas sobre Avatar.Estela 1 - Fuego y Cenizas (Norma)

Es frecuente que, en una película como esta, se invierta mucho trabajo en dar riqueza visual a la ambientación en detrimento de la historia que se cuenta. Supongo que ninguno esperábamos una trama como la de Testigo de Cargo pero me ha hecho gracia comprobar que más de uno ha encontrado (y ha documentado) los paralelismos entre la película de Cameron y otra aventura colonial: Pocahontas. De hecho, los que sepan inglés, pueden comprobarlo ellos mismos en esta sinópsis de Avatar.

Pero Disney no es la única influencia que me he encontrado y, de hecho, esta otra me ha hecho bastante más gracia. Por lo visto Cameron, o alguien de su equipo, es aficionado al cómic europeo. Creo que todo el que haya visto la película reconocerá esta imagen de la serie francesa Estela (Sillage); sin entrar ya a valorar  los conceptos comunes en la historia, no me negaréis que podemos apuntarla como una de las fuentes de inspiración de Avatar…

De todos modos, el hecho de que la película se haya construido sobre algunos materiales preexistentes no le quitan mérito a Cameron. Su película es divertida, ha alcanzado importantes logros técnicos y lleva camino de convertirse en un fenómeno de masas. Tampoco le vamos a pedir más.

Anuncios

Autor:

Este plumilla es un periodista digitalizado y blogger en prácticas. Devorador de historia, batería frustrado y cocinero mediocre. En el DNI pone que se llama Marcos García y que nació en Valencia. Vive felizmente amancebado pagando a medias una dolorosa hipoteca. Tiene dos hijas y un gato. Le gustan los trenes, las novelas de Chandler, los sillones Chesterfield y el Beggar's Banquet de los Stones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s