Publicado en Comunicación, Pataletas

Quien siembra vientos…

Llevo varios días leyendo en la prensa y oyendo en la radio que la profesión periodística anda muy indignada por las ‘declaraciones institucionales’ que han hecho los políticos estos días. Declaración institucional es el eufemismo que se han inventado para referirse a los comunicados audiovisuales – unilaterales, a puerta cerrada y sin medios que pregunten – que han emitido en los últimos seis días Camps, De Cospedal y Blanco.

La práctica no deja de ser una evolución de esas ruedas de prensa sin preguntas que llevan años celebrándose y que hace unos meses les dio por denunciar a los directores de periódicos. Desde luego es una práctica tirana, oscurantista y cargada de desprecio que lo único que viene a ratificar es que los políticos se creen por encima del bien y del mal; sus gabinetes se afanan en proclamar la beatitud de sus líderes y la duda y las preguntas, por nimias que sean, se contemplan como un atentado punible (es que los gabinetes de prensa políticos no son muy dados al 2.0).

Lo que  no entiendo es por qué ahora, en agosto y con poca densidad informativa, los tertulianos profesionales se rasgan las vestiduras y se quejan del desprecio que muestran los políticos hacia los medios. Hace años que este desprecio es patente y manifiesto y la descarada politización de las empresas periodísticas han contribuido a esta tiranía.

Desde luego, ante esta actitud, los medios deberían haberse plantado hace tiempo y, tras una queja pública y formal, deberían haberse negado a emitir estos mensajes explicando sus razones. La noticia se hubiese distribuido por otros medios (aunque ellos no se hayan dado cuenta, ya no tienen el monopolio de la información) pero el sistema mediático hubiese salvaguardado la dignidad desde el primer momento y, sobretodo, hubiese mantenido firmes unas posiciones y unos principios. Entonces sí que tendrían derecho a protestar y, sobretodo, podrían demostrar que lo que les importa es ejercer en nombre del ciudadano el derecho a la información y a la fiscalización de los poderes públicos.

Porque para replicar teletipos, difundir notas de prensa y reproducir ‘declaraciones institucionales’ ya está GoogleNews. El derecho a hacerse el ofendido hay que ganárselo dando el cayo frente al chantaje institucional porque si no, y como dice el refrán, al sembrador de vientos sólo le espera una buena cosecha de huracanes.

ACTUALIZACIÓN 11/08/2009 (¡ni 24 hrs. después!)

Acabo de descubrir vía Twitter (@360gradospress, @PabloHerreros y @233grados) que hay una protesta en marcha  contra las ruedas de prensa sin preguntas, con un grupo en Facebook al que yo ya me he apuntado.

ACTUALIZACIÓN 17/08/2009

El grupo de Facebook de No sin preguntas ya ha llegado a los 3.000 usuarios y los mismos medios están empezando a prestarle atención a la iniciativa.

Anuncios

Autor:

Este plumilla es un periodista digitalizado y blogger en prácticas. Devorador de historia, batería frustrado y cocinero mediocre. En el DNI pone que se llama Marcos García y que nació en Valencia. Vive felizmente amancebado pagando a medias una dolorosa hipoteca. Tiene dos hijas y un gato. Le gustan los trenes, las novelas de Chandler, los sillones Chesterfield y el Beggar's Banquet de los Stones.

5 comentarios sobre “Quien siembra vientos…

  1. Lo que deberían haber hecho hace tiempo los medios de comunicación, querido Plumilla; es no verse a sí mismos metidos en la rueda de unas siglas políticas.

    Usted sabe que yo opino que un creador de opinión (valga la repetición) o comentarista radiofónico, o tertuliano, o como quiera llamarle, tiene derecho a opinar, y no sólo informar; y de ahí nuestra libertad de cambiar el dial.

    Pero desde la libertad. Y ese modelo en nuestro país existe, y se ha demostrado (aunque usted no esté de acuerdo)

    Lo que no es de recibo es convertirse en la oficina de prensa del partido de turno (que por cierto, siempre viene a ser el mismo…)

    Es lo que hay: usted ya sabía a que se arriesgaba invitándome a comentar… (aunque en el fondo, sé, que como a mí, a usted le va la mala vida…)

    Buen día nos de Dios (con perdón)

    1. Señor Vicemon, cuanta honra el recibirle en mi casa (virtual); espero que se sienta tan cómodo aquí como me ha hecho siempre sentir en la suya.

      En cuanto a la politización, la libertad de opinión y esas zarandajas… qué quiere que le diga; en los últimos doce meses me he dado cuenta de que los medios deberían estar para informar. Para las neuras y las pataletas que sólo alimentan el ego ya están nuestros blogs 🙂

      Por cierto, me alegro que haya recuperado su tribuna política; le añado un enlace y tenga por seguro que me pasaré por allí a dar la murga

  2. Por cierto, al hilo de Guy de Maupaussant; yo he leído dos novelas de él: Bel Ami; y Mont-Oriol. Me quedo con la segunda. Aunque de la primera me llama la atención la maestría con la que Maupaussant describió la inmoralidad del sujeto; en cuanto a que no es solo un trepa, sino también un gigoló; y que esa combinación es la que le hace, desgraciadamente, triunfar. Un genio este Guy; aunque así acabó…

    1. Yo conocía los cuentos. Bel Ami es la primera novela de Maupassant que leo y, la verdad, me ha encantado. Creo que la crítica que hizo el autor al mundo de la política y el periodismo del siglo XIX, tristemente, no ha perdido un ápice de actualidad.

      Me apunto Mont-Oriol en la lista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s