Acabando el análisis del que hablaba el otro día creo que he llegado algunas conclusiones sobre el camino que debe recorrer un medio de comunicación para aprovechar realmente las posibilidades comunicativas que ofrece la Red como revulsivo mediático.

Creo, sin duda, que el primer paso en esta línea es preguntarse “¿Qué público busco?“. Ya no vale decir “Todo, cuanto más, mejor”. Las estrategias que offline suman en Internet pueden dividir.

Teniendo claro cuál es el público que queremos es necesario aprender a conocerlo. Primero se deben investigar sus fuentes de información, sus intereses, el formato de los medios que lee y de las conversacines que genera (si las genera). En definitiva, conocer cómo es su vida online.

Lograrlo no es difícil, pero lleva tiempo. Hay varias maneras de conseguirlo: escoger un periódico que considermos que se adapta al perfil y rastrear sus comentarios (siguiendo los links que en ellos se añaden, los blogs a los que se redirigen…).

Conociendo de esta manera sus referentes y sus intereses llega la parte más difícil: generar un contenido que capte su atención, que entronque con la línea trazada a partir de la investigación previa y que lo mueva a implicarse en los hechos que le interesan.

Aquí llega la tercera fase: convertir el medio en una comunidad. En esencia la base de esta relación está en la interactividad, el feed-back sobre el que tanto han teorizado los expertos en comunicación. Las soluciones, como los públicos, son infinitas pero pueden agruparse en tres áreas:

  • Capacidad para generar contenido: a través de blogs, de comentarios, de recomendaciones
  • Capacidad para reconocerse e integrarse en una comunidad: grupos en redes sociales, galerías de fotos públicas, personalización de los contenidos y acceso directo a quienes los elaboran…
  • Capacidad para canalizar sus peticiones y sus requerimientos con respecto al contenido: el usuario debe sentirse el verdadero timonel del medio, guiando qué se publica y cómo
  • Capacidad para distribuir el contenido globalmente: a través de archivos descargables, versión para móvil, podcasts de video y audio…

El objetivo final será conseguir fidelizar un núcleo de lectores que, a su vez, actuarán de prescriptores, multiplicando el efecto de la comunicación.

ACTUALIZACIÓN 27/05/2009

Unas horas después de publicar este post me enteré vía Twitter de Mashable! que en el New York Times han fichado una Editoria para Medios Sociales. Se llama Jennifer Preston y va a orientar el trabajo de redacción para crear un flujo de información hacia y desde blogs, redes sociales, comunidades online… No sé, parece que algunos medios sí que empiezan a replantearse las cosas.

ACTUALIZACIÓN 04/06/2009

Parece que no vamos mal encaminados con lo que llevamos rondando últimamente en Summon Press; Chris Brogan – CEO de New Marketing Labs – ha publicado un artículo muy interesante en su blog sobre la diferencia real entre audiencia y comunidad que está generando un debate que vale la pena seguir