Tan sólo hace unos meses que descubrí que, entre los miles de archivos que los amables usuarios comparten desinteresadamente en la Red, circulan toneladas de cómics. Esto ha supuesto dos cosas para mi: ha aniquilado el poco tiempo libre que me quedaba y me ha ayudado a repoblar mis estanterías.

Gracias a la Red he ido descubriendo algunas series que hoy considero imprescindibles (y que he comprado religiosamente después de descargar dos o tres álbumes y comprobar que el desembolso valía la pena.

Entre todos estos hallazgos el gran descubrimiento para mi (y para Lu que me los quita de las manos sin esperar a que yo los lea) es Fábulas. Cuando leí la sinópsis me hizo gracia: un grupo de personajes de fábulas y cuentos infantiles – Blancanieves, el Lobo Feroz, Pinocho, los Tres Cerditos – han escapado del reino fantástico de los cuentos expulsados por un misterioso enemigo. Desde entonces habitan escondidos en el centro de Manhattan.

La idea me recordaba a Shrek y, como los dibujos que vi me resultaron atractivos, me bajé los dos primeros Fábulas. Me encantaron. El primer volumen está bien pero el segundo, Rebelión en la Granja, es una auténtica obra maestra. Me parece un gran homenaje a toda la tradición literaria europea de los dos últimos siglos y, al mismo tiempo, una crítica social cargada de ironía. Además creo que Willingham ha logrado revivir los cuentos con los que hemos crecido dándoles una pátina de cinismo e ironía absolutamente geniales. Y eso por no mencionar que los dibujos son una maravilla.

Creo que Fábulas se convertirá en un gran clásico, al mismo nivel que Sandman o Corto Maltés. La profundidad y la fidelidad a la hora de adaptar los personajes de los cuentos, la épica amarga que transmite y la ausencia de hipotecas con lo políticamente correcto han hecho de esta una de mis series de cómic favoritas.

BSO recomendada: